las mil caras

las mil caras

viernes, 22 de abril de 2016

Ya lejos los dos...

Ya lejos los dos...


En el camastro aquel, donde vivimos juntos
tantísimas  noches,
ahora lo miro y me siento
a trasnochar.
Te fuiste sin avisar,
sin darme opción alguna
a malbaratar tu dolosa intención,

lo sigo mirando y nada parece cambiar.

Todo es estático, todo está sumido en esa indolencia
del no saber, del no poder, hasta del no querer.
El recuerdo que es un tren de ida y a veces sin vuelta,
me acuchilla y desangra;
es una pequeña navaja con una punta muy afilada.
Veo tu entrar y salir por todas las estancias,
tus idas y venidas, tus piernas ágiles en zapatillas,
y ese cuerpo endiablado a la luz de la luna.
Por un instante, un solo segundo;
ya lejos los dos...
volví a sentir el calor de aquel camastro,
donde tantas noches
llegamos hasta el amanecer.



©Toni Aznar
Derechos Reservados
22 de Abril de 2.016

Fotografía  fragmento : Almircar Moretti





Safe Creative #1604227293024

viernes, 15 de abril de 2016

Tú y ese maldito amor

Tú y ese maldito amor

Desperté sin recordar
que había pasado la noche pasada;
era una resaca de mil diablos.
Supongo que tanto bebí
que las brumas del alcohol
me llevaron a tu regazo.
Juro que beberé todos los días de mi vida,
sólo por amanecer enredado entre tus brazos.

Maldito amor;
este que arde y se seca
a la sombra de una botella.

Maldito amor;
que me impide tocarte
fuera de los bares.

Desperté sin recordar,
pero todo olía a nosotros.

Espero encontrarte de nuevo
y saldar tantas deudas pendientes.



©Toni Aznar
Derechos Reservados
15 de Abril de 2.016





Safe Creative #1604157238256

miércoles, 6 de abril de 2016

Barbitúricos y un espejo inquisidor

Barbitúricos y un espejo inquisidor

Esa tristeza tatuada en los ojos,
la cicatriz
de todos los miedos.
Asomada al ventanal
-escucha los rumores de su propia despedida-

Barbitúricos y un espejo inquisidor;
los ojos implacables del tiempo.
Cómo eludir la decadencia
y el yugo inmisericorde de la arruga.

Solitaria y tan indefensa
como aquellos poetas menores
que mitigaban su dolor en las largas
noches del desconcierto.

Barbitúricos y un espejo inquisidor;
-ella sabe que ese rumor es el acto final-

Adiós Norma;
la muerte no se atrevió
a despojarte de esa belleza
tan  frágil y triste que lindan con las sombras.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
04 de Abril de 2.016







Safe Creative #1604067162245