las mil caras

las mil caras

sábado, 26 de septiembre de 2015

Si es que lo hay

Si es que lo hay



Por la ventana asoman los primeros rayos de luz,

te miro;

tu cuerpo envuelto en una fina colcha de hilo egipcio,
tus pies desnudos,
blancos, marmoleos.

Tumbada boca abajo, la cabeza ligeramente ladeada.

te sigo mirando;

las manecillas del reloj imparables.

Quisiera tener el poder de atorar el tiempo,
de eclipsar ese segundero que martillea ritmicamente
y me provoca una terrible ansiedad.
Un sonido que se clava
y sangra borbotones de nostalgia.

Ese reloj me hace comprender
que en algún momento
dejaré de verte extendida sobre mi cama,
que en algún momento
sólo serás un recuerdo confuso
en la memoria de un viejo asustado.

Mientras eso suceda,
seguiré mirándote,
seguiré sumando momentos
para que en el más allá
-si es que lo hay-
sepa reconocerte.

El sol ya está alto
y no puedo esperar,
te dejo abrazada a la amohada
y con una medio sonrisa dibujada en tus labios.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015




Safe Creative #1509265237149

jueves, 24 de septiembre de 2015

Me hiere no poder despertaros

Me hiere no poder despertaros



Cuánta rabia se me agolpa en la garganta,
cuánta ira,
cuánta impotencia.

Me hiere no poder despertaros,
tantas ausencias, tantos abandonos;
recuerdo vuestras caras
y sus ojos,
vuestras sonrisas emergiendo en cascadas,
como lágrimas que se desbordan desde el mismo llanto.

Me hiere  no poder despertaros,
este dolor, esta angustia, esta fragilidad;
a pesar del paso del tiempo,
lejos de facilitar el olvido…
se acrecienta y se hace inmenso.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015





Safe Creative #1509245226248

lunes, 21 de septiembre de 2015

La gran avenida de la tristeza

La gran avenida de la tristeza


Con los ojos abiertos,
hambrientos y sedientos
de tanta fragilidad.

Tu sombra deambula
por la gran avenida de la tristeza,
esa que se torna alma.

Estás buscando la llama de la eternidad
para recuperar su abrazo;
ya no basta el recuerdo,
el amor se hizo inexpresable.

Vives con la última soledad,
donde el amado ha perdido a su amante
y la muerte viene a recoger
ese tiempo anónimo que marcan
las manecillas de los relojes,
ese tiempo que es tan distante
y ajeno a nuestros sentimientos.


©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015





Safe Creative #1509215208823

domingo, 13 de septiembre de 2015

Inquisidor

Inquisidor


No vas a doblegar mi voluntad,
te perdí el miedo.
Sé que el infierno es el invento
que creaste para tenerme sometido;
mi carne no arderá en las llamas del averno.

Ese infierno,
lo he vivido siguiendo tus preceptos
y confiando en tu voz suprema.
¡Maldito seas!
Me hiciste perder la oportunidad
de vivir una vida que ya se termina.
¡Maldito seas!
Inquisidor.
Somos hombres que mueren de hambre
rodeados de campos sin labrar.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015

Pintura: Roberto Ferri


Safe Creative #1509135155870

viernes, 11 de septiembre de 2015

Desiertos de infinita soledad

Desiertos de infinita soledad


Una desesperada búsqueda de la verdad,
hallar la sabiduría necesaria
que nos enseñe a vivir y a morir.

Los años, las desdichas, las desilusiones,
las frustraciones, lejos de facilitar el olvido,
lamentablemente les dan más vigor, más fuerza,
más dolor irremediable.

Estos rostros surcados por lágrimas,
ven como sus padres, hermanos, hijos,
y seres queridos se desvanecen hacia la muerte;
la pérdida obligada y la no resignación.

Somos seres convertidos en desiertos
de infinita soledad;

Un camino que iniciamos en solitario,
que compartimos con compañeros de viaje,
pero de igual modo llegamos a destino
solos ,desnudos, y con las manos vacías.

La última soledad, la del peregrino
suspendido entre su fe y la certeza
de la carne consumida.

©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015




Safe Creative #1509115145891

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Luna de sangre

Luna de sangre

y que el mar recordó
¡de pronto!
los nombres de todos los ahogados.
“Fábula y rueda de los tres amigos”
Federico García Lorca
Un poeta en Nueva York

Gritos de muerte;

arrullados por el vaivén de las olas
van y vienen sumergidos.
Aguas verticales , abismales

Arriba la luz y la vida;
el  caballo trotando,
y el perro lamiendo a su amo.

Abajo la oscuridad
de las profundidades,
cuerpos inertes y fríos .

Están muertos pero no callan,
gritan como gritan los muertos…
en silencio,
en soledad.
¡ Ay mar de lágrima perpetua,
 que das morada a estos muertos  que no pueden callar!
¡ Ay mar piadoso,
que velas su espanto bajo esta luna de sangre !





©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015




Safe Creative #1509095126965

lunes, 7 de septiembre de 2015

Tesituras


Tesituras


Necesito oír el cantar de los pájaros
para levantar el ánimo;
-más pájaros y menos pastillas-
Necesito ver el color de las flores
para sanar este corazón deprimido;
- más flores y menos drogas-

Necesito a mi cachorro recostado sobre las rodillas,
y esa mirada que contiene todas las palabras.
Necesito a mi compañera y a la poesía;
su caricia, su comprensión, y todos los vocablos no pronunciados.
Necesito motivos para este contradictorio
e inexplicable viaje que es el camino hacia la muerte.


©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015


Safe Creative #1509075113299

sábado, 5 de septiembre de 2015

Y sus ojos grises

Y sus ojos grises


Son los ojos abiertos de mi padre
que fulgen en las noches;

unos ojos grises ,
unos ojos inmensos, un faro
de luz infinita que ilumina
mis pasos y me cobija.

Es noche cerrada, no hay luna;
en la duermevela pienso en mi padre
y en sus ojos grises…
y en su voz fuerte y ruda.

Una ramita seca se quiebra y cae;
el negro se hace gris, y el gris
recupera su color original;
la noche devuelve los colores robados.

Asoma la mañana
y sus ojos grises se disipan,
vuelvo al día y a la esclavitud perpetua de la luz.

©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015



Safe Creative #1509055102312

jueves, 3 de septiembre de 2015

Un sueño en un nido de alas

Un  sueño en un nido de alas


¡Tengo sed, mucha sed!
El miedo me seca la boca,
me paraliza los músculos,
y me hace sentir un frío
gélido y un sofocante mar de llamas..

Me hace falta coraje
para mirar a los ojos
 a la muerte,
me hace falta valor
para disputarle el billete
que amarillea en mis bolsillos.

Siempre gana la muerte;
con su apetito insaciable
y su egoísmo infinito.

Lo mejor,
sería dormir,
completamente ebrio,
 sobre la playa,
y dejar que llegue como llegan las olas…

espumas jadeantes que rompen en las rocas
y vuelven con sus pechos erguidos de sal
a la placida
luz del azul marino.
Un sueño en un nido de alas.




©Toni Aznar
Derechos Reservados
Septiembre del 2015




Safe Creative #1509035082351